Como generar conductas de cumplimiento en las empresas

Como generar conductas de cumplimiento en las empresas

Como ya han dicho muchos expertos en la materia antes y después de la circular de la fiscalía del pasado mes de enero, el fin principal del modelo de Compliance penal debe ser el de generar una cultura empresarial ética. El eximirse de la responsabilidad penal será una consecuencia de tener implantado en el ADN de la compañía una autentica cultura de cumplimiento que se pueda evidenciar ante una posible imputación.

Mi opinión es que la cultura de cumplimiento debe de venir desde arriba. Si los directivos no están involucrados en implantar una ética empresarial en la empresa, de poco va a valer los esfuerzos del Compliance Officer. La cultura de la empresa es una de las claves por donde debe de empezar la empresa a trabajar su cultura de Compliance. La misión, los valores y todo lo que conforma un código ético, son los pilares en los que se debe sustentar la cultura de Compliance de una organización. Un recurso muy útil para transmitir la cultura de Compliance son los videos de los directivos explicando los valores principales de la compañía.

A partir de aquí otro de las claves donde la empresa debe insistir es en la formación continua a sus empleados. Todos los años los empleados deberían realizar formación sobre los principales delitos en los que pueden incurrir. Hay que explicarles cuales son las situaciones de riesgo por su actividad dentro de la empresa y como evitarlas. Videos formativos, e-learning, formación presencial, etc. Puede hacerse internamente por parte del departamento de Compliance o el de asesoría jurídica o contratar empresas especializadas en la materia. Lo importante es que todos los empleados que puedan cometer un delito en el desarrollo de su actividad reciban formación sistemáticamente y además quede evidencia de la misma.

Otra herramienta muy útil a la hora de remover las conciencias de los empleados son los cuestionarios de cumplimiento. Enviarles cuestionarios donde se generen más evidencias y donde el empleado tenga que responder a cuál ha sido su conducta respecto a los delitos principales que le afecten. Lógicamente esto tiene que ser algo adicional a los controles específicos que se establezcan para evitar los riesgos de comisión del delito.

La empresa genera conductas y en la gran mayoría de las ocasiones estas son promovidas por sus líderes. Si una empresa y sus principales ejecutivos apuestan por la cultura de cumplimiento, dotándola de recursos, el riesgo de comisión de delitos disminuirá considerablemente. El Compliance penal y las conductas de cumplimiento han llegado para quedarse.

Iñigo Gómez Berruezo
Director General Gobercom