¿Si un comercial comete un delito de soborno es responsable el concesionario?

La respuesta es SI, desde el año 2010 las empresas son responsables de una serie de delitos que puedan cometer sus empleados en provecho de la empresa. En el año 2015 se reforma el código penal para poder eximir a las empresas de esta responsabilidad, ¿Cómo? Si la empresa ha adoptado un plan de prevención de delitos o Compliance penal, y a pesar de las medidas que ha adoptado el directivo o empleado cometen el delito, la empresa quedara exenta de esta responsabilidad.

Después de diseñar e implementar el plan de prevención de delitos en varias empresas del sector, hemos tenido la oportunidad de conocer las peculiaridades del sector automoción y los principales riesgos delictuales en los que pueden incurrir. Uno de los delitos más comunes en el sector es el blanqueo de capitales y la mitigación del riesgo de este delito es algo que no debería ser muy costoso en cuanto a medios materiales, pero si en cuanto a cambiar la cultura empresarial de las organizaciones. También se han detectado actividades de compra y venta de vehículos nuevos y usados que pueden incurrir en delitos de estafa y en relación con ellos se han generado e implementado controles eficaces para combatirlos y minimizar su impacto.

Otro ejemplo mediático del que se ha hecho eco a lo largo del pasado año es la alteración de elementos del vehículo, que también hace incurrir en un delito estafa como en la compra y venta de vehículos. Uno de los controles básicos en estos delitos son los procedimientos de calidad. Respecto al delito de blanqueo anteriormente mencionado, hay que fijar los controles adecuados no solo en la forma de pago del vehículo, sino también en la financiación donde puede existir un riesgo de Blanqueo de capitales. El fraude en las subvenciones también puede encontrarse en este sector cuando se aplique incorrectamente las bonificaciones o los incentivos como el del plan renove.

En los concesionarios se deben poner foco sobre todas las actividades cuyo fraudulento desarrollo puede conllevar imputaciones penales. Además de los anteriormente mencionados conviene no perder de vista los riesgos relacionados con delitos de revelación de secretos de empresa o los relacionados con la corrupción. Recientemente se ha publicado una norma certificable anticorrupción la ISO 37001, que da las pautas imprescindibles que debe tener una empresa contra los delitos relacionados con el soborno y la corrupción.

Para cambiar la cultura de cumplimiento en un concesionario una de las claves es la formación y concienciación de los empleados y directivos. Además todas las acciones que se hagan al respecto dejaran una clara evidencia del compromiso de la organización con la transparencia y el buen gobierno. Desarrollar un plan de Compliance penal para prevenir los delitos y establecer medidas de control para reducir el riesgo de comisión es algo que no se debe retrasar más en los concesionarios, no solo porque en un breve futuro lo empezaran a exigir los propios fabricantes, sino porque el riesgo reputacional en caso de comisión de delito será devastador.

Iñigo Gómez
Gobercom